Doctrina Térmica de Salud

Este concepto es enunciado por vez primera en el campo de la salud humana y tiene la siguiente historia: Corría el año 1899 cuando entré a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, dirigida entonces por el doctor Polhamer. Entre otros, recuerdo a mis maestros David Benavente, de Anatomía; doctor Adeodato García Valenzuela, de Química, y doctor Anrique, de física. Y de mis compañeros, después eminentes médicos, doctores Vargas Salcedo, Díaz Lira, Guiglioto, etc.

Víctima de las llamadas enfermedades sociales, me vi obligado a interrumpir mis estudios médicos, los que no reanudé después cuando me di cuenta del fracaso de la medicina para reestablecer la salud.

Durante largos años fui tratado por profesores y especialistas de Santiago con cuyos dispendiosos servicios sólo obtuve agravar mis dolencias que fueron complicándose cada año.

Ante tanto fracaso de la llamada ciencia médica, me di por vencido en mi empeño de librarme de mis males que me hacían intolerable la vida y me resigné a morir en un corto plazo.

Huyendo de mí mismo, llegué un verano a un pueblo del sur de Chile y, la víspera de mi regreso a la capital, un monje capuchino tropezó conmigo a la salida del hotel que habitaba y, mirándome fijamente me interrogó: “¿Has venido a verme?”. “No padre”, contesté. “Anda a mi consulta, porque estás muy enfermo”, agregó él. Era el Padre Tadeo que, sin buscarlo, la Divina Providencia ponía en mi camino para salvarme la vida.

Abatiendo el orgullo profesional que a los alumnos se inculca en la Escuela de Medicina, me presenté a la consulta del Padre Tadeo, quien observando mi garganta me dijo: “Da gracias a Dios que estás aquí, porque estás tan enfermo que, si no sigues mi tratamiento, te vas a morir muy luego”. A pesar de comprender la gran verdad de este juicio y, sintiendo que cada noche era la última de mi vida, le manifesté que tenía en poder certificados de exámenes de mis profesores que establecían la ausencia de microbios de la infección sifílica en mi cuerpo y que ahora era sólo víctima de neurastenia. “Te equivocas tú y se equivocan los médicos. La enfermedad la tienes en la sangre”, me replicó el Padre.

Recibí la “receta” que me prescribía paseo a pie desnudo por el rocío del pasto al salir el sol, frotaciones y chorros de agua fría a distintas horas; envolturas húmedas de todo el cuerpo, alternando con vapores de cajón, excursiones con ascensión de cerros, etc. Aun cuando me parecía difícil que con estas originales prácticas pudiera recuperar mi perdida salud, me sometí a ellas con puntualidad y constancia.

Antes de quince días de este tratamiento, para mí se abrió un horizonte de felicidad y bienestar desconocido, pero, al mismo tiempo apareció abundante flujo uretral que los médicos me habían “curado” años anteriores, sofocando su expulsión del cuerpo y obligando a este a retener esas materias corrompidas que me causaron inflamación prostática, estrechez de la uretra y hasta retención de la orina. También se me hincharon los ganglios de la ingle, axilas y cuello, apareciendo además erupciones y llagas en todo mi cuerpo.

Con estas novedades volví a la consulta y le dije: “Me estoy pudriendo, Padre, vea lo que me pasa”… “Estás salvado, ahora vas a expulsar la enfermedad que los médicos te echaron a la sangre”, fue su respuesta.
Más de un año estuvo mi cuerpo eliminando pus por la uretras, llagas y postemas, sin notar ninguna complicación y sintiendo cada día la felicidad de vivir nunca antes conocida, la que a Dios gracias conservo hasta la fecha que tengo 75 años de edad.
Ante la elocuencia de estos hechos, me di cuenta de que las drogas eran incapaces de devolver la salud perdida y, que ésta sólo podía mantenerse y recuperarse, mediante la acción de los agentes vitales que ofrece la Naturaleza en el aire, la luz, el sol, el agua fría, la tierra, frutas y vegetales crudos. Tomé entonces la resolución de dedicar mi vida entera al estudio, práctica y difusión de la verdad en cuanto a salud se refiere, la que provincialmente había llegado a conocer al margen de la medicina facultativa. Durante nueve años seguí a su lado las sabias enseñanzas y prácticas del Padre Tadeo de Wisent. Habiendo abandonado Chile este sabio capuchino alemán, para ir a curar a los leprosos de Colombia, me dediqué a estudiar las obras de sus maestros, especialmente del célebre cura de Woerishofen, Monseñor Sebastián Kneipp.    

Cómo concebí la doctrina térmica


La salvadora experiencia del sistema Kneipp me llevó al estudio de los otros grandes maestros, Priessnitz, Kuhne, Rikli, Just, Bilz, Neuns, Lust, Angelats, Amílcar de Souza, Wander Bidaurrágaza, etc. Sin embargo no encontré en estos geniales intuitivos la Doctrina Filosófica que explicara la recuperación de mi salud y aunara los puntos de vista por ellos expuestos.

En este empeño de muchos años conocí felizmente la Iriología. El estudio de numerosas obras sobre este tema me llevó a la conclusión de que nada aprovechable había en el extremo del iris de los ojos haciéndolo con criterio anatómico o patológico.
En cambio, la idea que como fruto de mis observaciones y experiencias se despertó y arraigó progresivamente en mí, me llevó a formular mi Doctrina Térmica como base de normalidad en el funcionamiento del cuerpo humano. Esta idea fue cada día comprobándose con el examen del Iris de los ojos de miles de enfermos y sanos que en el transcurso de más de cuarenta años he podido observar.


Nació así mi Doctrina Térmica que viene a ser la piedra angular que fundamenta en forma evidente los diversos sistemas de los geniales intuitivos que han dado al Naturismo Universal y explica sus éxitos.


Como lo expongo en mi libro el Iris de tus ojos revela tu salud, mi Doctrina Térmica, por primera vez en la historia, saca el problema de la salud del trillado campo de la Patología y Terapéutica en que hasta la fecha se ha debatido en el mundo y lo coloca en el terreno de la temperatura. Este nuevo concepto que conquistará el campo de la salud, viene a dar fisonomía propia al Naturismo, sacándolo del actual confucionismo y anarquía.


A la luz de mi Doctrina, el público sabrá a que atenerse, porque quedan bien deslindados los campos de la Alopatía, con sus teorías convencionales y el Naturismo, con su Doctrina Térmica, perfectamente bien comprobada por el Iris de los ojos humanos y sólidamente fundamentada y demostrada por las leyes de la Naturaleza.
La vida civilizada lleva al hombre al desequilibrio de las temperaturas de su cuerpo, afiebrando diariamente sus entrañas con la cocina y debilitando el calor de su piel con ropas y abrigos inadecuados. De aquí el origen de todo ese arreglo funcional que se inicia con resfriados e indigestiones.


Con razón Kuhne afirmó que “no existe enfermos sin fiebre interna” y Kneipp descubrió que toda alteración de la salud era consecuencia de piel afeminada e inactiva. Esta es la razón por que los sistemas naturistas en uso se dirigen a conservar o reestablecer la Salud, unos fortificando la piel con aplicaciones frías y otros refrescando las entrañas del sujeto con baños derivativos o bajo vientre, aplicaciones de barro y dieta refrescante de frutas o ensaladas crudas.


Según esto, los distintos sistemas naturistas de hidrópatas, fisiatras, trofólogos, nudistas, dietistas, vegetarianos, etc., obtienen sus éxitos actuando sobre las temperaturas del cuerpo, pero en forma rutinaria que conduce al curanderismo. En cambio mi Doctrina Térmica permite establecer, por el examen del iris, la necesidad que existe en todo enfermo de afiebrar su piel y refrescar sus entrañas. Esta doble finalidad es siempre preciso realizarla para obtener la normalidad funcional del organismo, vale decir su salud integral. Es, pues, siempre y en todo caso un solo objetivo en que debe obtenerse y solo varía la intensidad de las aplicaciones adecuadas a cada caso, de acuerdo con las necesidades que se descubren en el Iris y con las condiciones personales del sujeto.


Mi Doctrina Térmica viene a complementar los aforismos ya conocidos como fundamentales en la ciencia de la Salud. Así tenemos “no hay enfermedades sino enfermos”, o sea individuos faltos de Salud por desequilibrio térmico del cuerpo en grado variable. Aquí está comprobada la unidad de las enfermedades. Además “la Naturaleza es la que cura”, y para que ello sea posible es menester colocar al cuerpo el Equilibrio Térmico.


Según el primero de estos conceptos, la Patología es inútil convencionalismo y según el segundo se niega la necesidad y eficacia de la Terapéutica.
Tenemos, pues, que el problema de la Salud se ha convertido en una cuestión térmica, debido a la vida civilizada que desequilibra las temperaturas del cuerpo, alterando con ello la normalidad funcional del organismo, vale decir causando el estado de enfermo.
La ignorancia de mi Doctrina Térmica ha conducido al error de que muchos autores naturistas hablen de infecciones, fagocitosis y acción microbiana. Sin embargo caen en la contradicción de condenar drogas, sueros, vacunas, etc., que tiene por objeto actuar sobre estos microbios.


Sin darse cuenta, toda la terapia naturista ha justificado mi Doctrina Térmica, sin haber sido antes expuesta, ya que su arma principal es el agua fría en el tratamiento de los enfermos. Lógicamente este elemento es incapaz de matar microbios, pero es indispensable para normalizar las temperaturas del cuerpo, siempre víctima de fiebre o calentura.


Aceptada mi Doctrina Térmica, la Higiene se reduce a mantener el cuerpo en Equilibrio Térmico Mediante el cumplimiento de la Ley Natural y todo procedimiento curativo debe dirigirse a reestablecer dicho equilibrio, afiebrando la piel del enfermo y refrescando sus entrañas de acuerdo con las revelaciones del Iris de los ojos que siempre acusa variable congestión digestiva y deficiente calor de la piel del sujeto.
Debidamente probada en mis obras la verdad de mi Doctrina Térmica, como solución del problema de la salud del hombre, solo falta difundirla al maximum para que llegue al conocimiento de las masas como bandera de redención liberadora de la esclavitud moderna impuesto por la tiranía médica, cuyos intereses prosperan a la sombra de la ignorancia en cuanto a salud se refiere.


Así como toda la fuerza y organización de la medicina profesional se fundamenta y ampara en la Teoría Microbiana, la fuerza y organización del Naturismo debe fundamentarse en mi Doctrina Térmica. Sobre esta base absolutamente inamovible y científica, debemos emprender la conquista de la Salud, presentando un frente unido que permita vencer el error, ilustrado al público sobre la superioridad de nuestros principios y procedimientos para alcanzar los beneficios de la salud individual y colectiva.


Ahora, volviendo a mi caso personal, el desengaño experimentado en carne propia me obligó a dar la espalda a la Medicina y me llevó al estudio de las leyes, hasta obtener mi titulo de abogado el año 1904. Pero el destino había determinado que mi profesión, sin ejercerse ante los Tribunales de Justicia, se dedicara a la defensa de los derechos a la salud y a la vida de mis semejantes. Tal vez los condenados a muerte por la Medicina necesitan la intervención de un abogado para salvar su existencia.

Termino definiendo. Doctrina Térmica es la que enseña al hombre a mantener o recuperar su salud mediante el equilibrio de las temperaturas internas y externas en su cuerpo.