Dr. Jean Seignalet

Famoso médico francés. Me impactó mucho La Alimentación “la tercera Medicina” (30 años de experiencia). En forma científica explica el por qué de las enfermedades inmunológicas, la artritis reumatoidea, el cáncer y otras enfermedades, en total 75.
Explica su convicción acerca de la extrema importancia de la nutrición.
Para este fin, hace estudio detallado del intestino delgado, que a su parecer, es un órgano clave en todas las enfermedades. La mucosa del intestino delgado sirve de barrera entre el medio interior del organismo y los peligrosos factores del medio ambiente: bacterias y alimentos. En la mayoría de las personas esa barrera desempeña mal su papel y permite que la atraviesen demasiadas macromoléculas. Algunas de estas sustancias son nocivas y su acumulación, junto con factores hereditarios favorables, produce numerosas enfermedades.

El intestino delgado es la parte del tracto digestivo comprendido entre el estómago y el colon. Mide de 5 a 6 metros y tiene tres partes: El duodeno, el yeyuno y el ilion. Las vías biliares y pancreáticas vierten secreciones en el duodeno.

La mucosa del intestino delgado constituye un filtro muy extenso (100 y quizás hasta 600 m2 de superficie y muy delgado (1/40mm) de espesor de pared. Está formada por una capa de células unidad entre si en el individuo sano.

No ocurre así en el caso de la Artritis Reumatoidea en la cual se observan lesiones de la mucosa con una atrofia de las vellosidades y un aumento de la permeabilidad del intestino delgado. Por lo tanto, un péptido o proteína externa puede atravesar la pared intestinal y llegar a la sangre donde son depositadas en las diversas articulaciones produciendo dolor e inflamaciones. Así pues, en vez de que estos alimentos sean absorbidos por las vellosidades y desde allí a los pequeños vasos sanguíneos de drenaje, estos vasos desembocan en otros mayores, los cuales finalmente se reúnen para llegar al hígado en donde los productos de la digestión son metabolizados.

La influencia de la alimentación en la Artritis Reumatoidea se ha demostrado por el ayuno de agua y jugo. Yo Claudette, lo hice y me ayudaba mucho cuando tenía demasiados dolores. Al tercer día casi se me pasaban los dolores y el hambre.
También me ponía compresas de pasto miel para el dolor, para NO tomar ningún calmante.

Con stress dice el Dr. Seignalet, se desarrolla una respuesta inmunitaria e inflamatoria.
La exclusión de algunos alimentos suele mejorar la artritis reumatoidea:

  1. El azúcar refinada.
  2. El consumo de leche animal y sus derivados.
  3. La cocción de la mayoría de los alimentos (se pierden las enzimas al cocinar los alimentos)
  4. La extracción de aceites a temperaturas elevadas (ojalá de oliva prensado en frío). 
  5. Las carencias frecuentes de minerales y vitaminas.
  6. Según el Dr. Seignalet, dejar todos los cereales menos el arroz integral, trigo sarraceno, quínoa, amaranto y sésamo.
  7. Desde hace algunas décadas la mayor parte de los alimentos que consumimos no se presentan bajo su aspecto natural. Se les han añadido numerosas sustancias. Los aditivos alimentarios y los productos administrados a los animales. La enfermedad de las vacas locas alimentadas con pellets, fabricadas con piel, órganos interiores, etc., mas de 158.000 casos en el Reino Unido y algunos cientos en el continente, sin incluir los casos no declarados. La enfermedad de las aves alimentadas con harina de pescado y otros. No a las carnes de vacuno, cerdo, aves, pescado. (Los peruanos comen pescados crudos, cebiche con limón).
  8. Excluir bebidas y cervezas.
  9. Se puede comer miel, polen, semillas germinadas, (soja, porotos, lentejas, garbanzos).

Nueces, almendras, avellanas.
Sal completa, no refinada poca cantidad.
Frutas y todas las verduras (vegetales)

Hace algunos años conocí la propuesta del Dr. Rike Geerd Hammer, médico alemán que ha dedicado su vida a la investigación del cáncer. Gracias a él comprendí la causa de mi ARTRITIS, el dolor que experimenté cuando niña (12 años), a causa de una enfermedad de mi padre, a quien amé mucho, me enfermó y años más tarde (28 años) la tristeza de no poder ayudarlo me postró.

Para el Dr. Hammer la artritis es gatillada por un enorme sentimiento de impotencia, y el cáncer por un shock conflictivo altamente agudo y dramático vivido en soledad, lo que afecta casi simultáneamente a los tres niveles: Psiquis, cerebro y órganos.