Mi historia: Claudette Duchesne Berner

A los 12 años me detectaron artritis reumatoidea juvenil. Las crisis que tenía eran insoportables y cada vez se hacían más críticas. Después de deambular un par de años por distintos especialistas, llegué a manos de la Sra. Rosita. Ella rezaba junto a los enfermos me limpiaba el aura con sus manos y me daba a tomar infusiones de yerbas que ella misma me regalaba. Me daba salvia (me decía la salvia salva). Pese al pronóstico de los médicos, me mejoré. A los 28 años la artritis volvió a hacer estragos en mi cuerpo. Volví donde la Sra. Rosita, pero me dijo que había perdido el poder de sanación. Fue entonces que consulté a uno de los mejores reumatólogos y profesor. Inmediatamente empezaron las drogas. Después de cuatro años ya nada me importaba, ni mis tres hijas sanas y lindas, ni mi marido amoroso y trabajador. Lo único que quería era morir, pues los dolores eran insoportables. Los mejores médicos chilenos y extranjeros me dijeron que no se había encontrado remedio para esta enfermedad.

Queridas Artríticas y médicos: “No hay remedios que curen esta enfermedad, salvo un cambio de vida, tanto en la parte física y psíquica como espiritual”.

Esta fue mi experiencia:

  1. Me interné en Covinat (Villa de Vida Natural) que es una cooperativa naturista según las indicaciones de Don Rafael Lezaeta P. (Tomás Moro 261. Las Condes, Santiago de Chile. Fono: 02/ 7163250 )
  2. Al segundo día, después de experimentar todo el tratamiento recomendado y leer el libro de Don Manuel Lezaeta Acharán, el gran naturista chileno, me di cuenta que iba a mejorar, pues todo lo que me ofrecían en este lugar era totalmente distinto a mi tratamiento anterior que consistía en diferentes drogas: (cortisona, 10 aspirinas diarias, y drogas para dormir y despertarme).
  3. Yo iba a ser protagonista de mi propia curación, ya no más ser paciente y tomar drogas, sino ser parte activa en mi propia mejoría las 24 horas del día.
  4. Además hice todas las prácticas que me fueron encomendadas:

a) Alimentación sana y natural, tres meses de comer todo crudo, frutas y verduras, brotes de cereales y legumbres
b) Hidroterapia.
c) Baños de vapor.
d) Geoterapia, compresas de barro al vientre, después de cada comida. (ahora también en la cabeza).
e) Fitoterapia, yerbas medicinales.
f) Yoga, al comienzo aprender a respirar, luego ejercicios psicofísicos.
g) Masajes, en esa época no conocía la reflexoterapia, es muy conveniente.
h) Compresas de pasto miel calientes para el dolor. Mente positiva, amor hacia todos. Practiqué ayunos y me piqué con abejas (apiterapia).

Este cambio de vida, me llevó a estudiar y actualizarme permanentemente:

- Estudié Medicina Natural con Don Rafael Lezaeta y el Doctor Pedro Silva Jaramillo.

- En el año 1978 formamos el Instituto de reflexoterapia y salud natural , desde donde imparto cursos hace 30 años.

- Estudié Yoga, reflexoterapia, shiatsu, reiki, taichi, flores de Bach, radiestesia, antroposofía, digitopuntura, touch for health (tocar para la salud), amaroli (curación por la orina) del Dr. Christian Tal Schaller y J.W. Armstrong; y a seguir ahondando en estos magníficos conocimientos hasta el día de hoy.

- Asistí a congresos de naturismo en: México, Guadalajara; Brazil, Brazilia; Viña del Mar, Santiago de Chile.

- En 1986 estuve en Worishofen, Alemania que es una ciudad donde hay más de 50 clínicas naturistas con el sistema de Monseñor Sebastián Kneipp, quien mejoró al Padre Tadeo, el cual sanó a Manuel Lezaeta Acharán.

- En 1992 fui invitada a Uberlingen Alemania, una clínica de ayuno naturista donde estuve tres semanas. En 1994 estuve por estos mismos motivos en Suiza, Francia, Italia.

- En el año 2006 participé de la Caravana de la Sanación, por el Sur de Chile, de la medicina sintergética con el Doctor Jorge Carvajal.

Hace algunos años conocí la propuesta del Dr. Rike Geerd Hammer, médico alemán que ha dedicado su vida a la investigación del cáncer. Gracias a él comprendí la causa de mi ARTRITIS, el dolor que experimenté cuando niña (12 años), a causa de una enfermedad de mi padre, a quien amé mucho, me enfermó y años más tarde (28 años) la tristeza de no poder ayudarlo me postró.

Para el Dr. Hammer la artritis es gatillada por un enorme sentimiento de impotencia, y el cáncer por un shock conflictivo altamente agudo y dramático vivido en soledad, lo que afecta casi simultáneamente a los tres niveles: Psiquis, cerebro y órganos.

El Dr. Jean Seignalet, famoso médico francés, 30 años de experiencia, explica que la artritis reumatoidea es un estado inflamatorio de las articulaciones de origen autoinmune. Su causa, es la impurificación y acumulación de materias extrañas. Es por eso que hay que cambiar de dieta.

El ha observado que los artríticos tienen una atrofia en el intestino delgado y un aumento de su permeabilidad, por lo tanto, hay ciertas sustancias, péptidos o proteínas que atraviesan la pared intestinal, llegan a la sangre y se depositan en las diversas articulaciones y músculos.

No a la carne, no a la azúcar refinada, mucha fruta y verduras y cereales integrales. No a la leche y todos sus derivados.