Doctor Hamer

Claudette DuchesneEl doctor Hamer dice en su libro:

“Cáncer es la enfermedad del alma” y se manifiesta primero en el cerebro.

“El dice: “Hace dos años pasé el día más negro de mi vida, mi amado hijo Dick murió en mis brazos a los 19 años. Como hubiera querido morir en su lugar, en mis sueños cada noche muere de nuevo en mis brazos. Cuando estaba por morir y me vio llorar sacudió la cabeza y entendí que me quiso decir: “no llores papá, siempre, pero siempre, vamos a estar unidos”.

Mis queridos pacientes, este libro se escribió para que con su propia ayuda puedan vencer el cáncer y sanarse totalmente. “La regla de hierro del cáncer”, es el legado de mi hijo muerto.

Después de ser asesinado mi hijo y haber pasado por incontables procesos médicos, se descubrió que tanto yo, como mi mujer médico, teníamos cáncer. Después de examinar 170 casos de cáncer, llegué a la conclusión, que todo empezaba en el cerebro, como una codificación errónea que el cerebro manda a ciertos grupos de células en el organismo.

En la noche siguiente tuve un sueño, se me apareció mi hijo sonriendo y dijo: “Lo que investigaste y encontraste es completamente cierto. Yo te aseguro que todo lo que se ahora, va a ser una revolución en la medicina. Puedes publicarlo bajo mi responsabilidad. Pero tienes que seguir investigando, ya que faltan dos puntos importantísimos”.

Eso me impulsó a seguir adelante. Yo sabía que al publicarlo me iban a despedir muy pronto de mi puesto en la clínica. Pero igual lo publiqué en Alemán e Italia y empecé a investigar en un estado de euforia antes que me despidieran. Y descubrí muy pronto que es la siquis qué define cómo se va a formar el cáncer.

La noche siguiente otra vez soñé con mi hijo, que me dijo claramente: “ Caramba, esto lo averiguaste muy rápido te felicito! Sólo te falta una cosa más, no te rindas!, estoy seguro que lo vas a encontrar”.

Cuando desperté estaba completamente convencido de que estaba a punto de descubrir algo importante y revolucionario para la humanidad y la medicina. Sabía que me iban a prohibir muy pronto seguir examinando pacientes e investigar. Trabajé en un estado febril, día y noche, y descubrí que en los pacientes que sobrevivían al cáncer, siempre se había disuelto, de una u otra manera, el conflicto emocional muy grave en sus vidas. Y en cambio, en los pacientes que murieron o en los cuales se volvía a reproducir el cáncer, el conflicto emocional seguía vigente en la misma forma, sin resolver.

Algunos links de interés:
- http://members.libreopinion.com/nuestravoz/hamer.html
- La Nueva Medicina del Dr. Hamer